Creando mundos para aprender

Nuestras actividades se enmarcan dentro de un movimiento global que fomenta un cambio de actitud en la juventud frente a las nuevas tecnologías. Nuestro objetivo es que dejen de ser simples consumidor@s, para que pasen a crear y transformar el mundo digital que les rodea.

Hola

Si tienes un momento, te mostramos lo que hacemos y por qué lo hacemos

¿Por qué? Vivimos en un mundo digital

Hoy en día nadie duda de que las nuevas tecnologías forman parte de nuestra vida cotidiana. Por esta razón, es muy importante que hagamos un buen uso de ellas para poder disfrutarlas y sacarles el máximo provecho. Robótiqu nace para ayudarte en esta tarea.

Según el INE, el 92,3% de los niños y el 91,6% de las niñas de entre 10 y 16 años han usado internet en los últimos tres meses. Sin embargo, ¿estamos educando a est@s jóvenes para que hagan un uso responsable de todo este mundo digital que les rodea? ¿Somos conscientes de cómo influye en la construcción de sus identidades, gustos, intereses y formas de relacionarse?

Las nuevas tecnologías son maravillosas si sabemos cómo utilizarlas. Una vez se conocen sus peligros y cómo gestionarlos, sólo nos queda disfrutar de sus placeres: nos ayudan a aprender, compartir, construir, imaginar, comunicarnos, trabajar o incluso enamorarnos.

¿Dónde? Asturias: hacia una comunidad tecnológica

Que ¿por qué en Asturias?
Porque nos gusta imaginar una Asturias creativa e innovadora donde las nuevas tecnologías sean accesibles para todas las personas, desde las ciudades más grandes hasta los últimos rincones rurales. Porque nos gusta pensar que l@s niñ@s que construirán el futuro asturiano, inevitablemente tecnológico, lo harán de una forma justa, igualitaria, sostenible y responsable.

¿Cómo? El poder de aprender jugando

Jugar nos activa para explorar, crear, practicar y probar nuevas maneras de afrontar los diferentes retos que nos encontraremos a lo largo de nuestras vidas. Cuando aprendemos jugando implicamos todo nuestro potencial en la acción, tomando riesgos y experimentando, desarrollando ideas y sobre todo preguntas, creando conocimiento y resolviendo problemas. Por eso, nuestra metodología pone en valor la acción de jugar convirtiéndolo en un elemento de apoyo para el desarrollo del conocimiento, ya que aquello que se aprende jugando se aprende para siempre.

En nuestras actividades trabajamos tanto los conocimientos científico-técnicos como las habilidades sociales. A través del juego enseñamos matemáticas, programación o física mientras desarrollamos la creatividad, el trabajo en equipo, la comunicación positiva, el pensamiento crítico o la responsabilidad. Nuestros equipos los componen desde ingenier@s de montaje, hasta guionistas y diseñador@s, pasando por expert@s en programación. De esta manera, ven la importancia de tomar sus propias decisiones al mismo tiempo que necesitan trabajar en grupo para llegar a un fin común.

“Enseñar a nuestr@s niñ@s y jóvenes a programar para que las máquinas del futuro hagan lo que ell@s quieran, parece mejor idea que dejar que ocurra justo lo contrario.”

J. Paul Gibson

¿En qué creemos? Esto no va de crear pequeños frikis...

En Robótiqu creemos que l@s peques pasan demasiado tiempo consumiendo tecnología, pero también creemos que es a través de ella como podemos educarl@s en su uso responsable. Así, pretendemos que entiendan cómo las nuevas tecnologías pueden dar lugar a procesos colectivos como crear, construir o compartir proyectos, en lugar de asociarlas al individualismo y al consumo compulsivo. Además, creemos en la educación en valores como un eje transversal para fomentar la igualdad, el compañerismo y el respeto mutuo.

Hablan ell@s Según nuestr@s peques, aprenden cosas como:

wordle2